El origen de Internet

Audio

Cómo creamos Internet

Internet no tuvo un origen militar ni fue una creación exclusiva de EEUU. El nacimiento de Internet, el sistema global de redes  interconectadas, se debe a la intervención tanto de agencias públicas como de empresas privadas y surge también gracias al generoso trabajo de numerosos voluntarios anónimos de distintos países.

Cientos, miles de personas de todo el mundo participaron en el nacimiento de este invento revolucionario y todas confirman el carácter social, colaborativo y abierto de su origen. De hecho, hoy en día, después de 40 años, seguimos creando Internet.

Ese es el punto de partida de la entrevista a Andreu Veà, autor del libro Como creamos internet de la Editorial Península, que podemos escuchar en el Episodio 117 de Fallo de Sistema [1], un programa de RNE Radio3 que se emite todos los domingos a las 12:00.

 

Andreu Veà, doctor en telecomunicaciones, presidente de la Internet Society, es el único miembro europeo del Internet Hall of Fame, y el responsable de la implantación de la tarifa plana en España.

El autor de Como creamos Internet dedicó 20 años de su vida a investigar la historia de Internet, realizando hasta 320 entrevistas a sus padres fundadores. El resultado es un libro de más de 500 páginas en el cual se incluyen códigos QR que nos permiten escuchar sus grabaciones, además de contener muchas fotografías e imágenes.

Internet se creó para ahorrar

A finales de los años 60 un ordenador rondaba los 3000 millones de dólares y, obviamente, no era viable poner uno en cada universidad, así que se buscó la forma de conectarse a ellos remotamente con el fin de sacar mayor partido a un recurso muy escaso en aquella época.

Con fondos del departamento de defensa se creó ARPANET, la abuela de Internet, cuyo único fin, sin embargo, era investigar en el ámbito de las ciencias de la computación. No se trataba de un proyecto militar, no estaba clasificado, al contrario, era un proyecto abierto y a todos los profesores se les permitía publicar.

Andreu Veà afirma que Intenet fue desde el principio internacional. De hecho, la primera red experimental de conmutación de paquetes, tecnología sobre la que está basada actualmente la red global, se usó en el Reino Unido, en los National Physics Laboratories; y otro experimento similar ya lo había llevado a cabo en Francia la Societè Internationale de Telecommunications Aeronautiques. Solo después llegó esta invención a los USA, en el año 1969, cuando comenzó a utilizarla el ARPA, o agencia de proyectos avanzados de investigación para la defensa.

El origen de un invento que cambió el mundo

Sin duda destacan en este origen, en los primeros años 70, los nombres de Vinton Cerf y Robert Kahn, coinventores del protocolo TCP/IP, así como el de Ray Tomlinson, creador del correo electrónico, o el de Tim Berners-Lee, quien  a finales de los 80 dio a luz el lenguaje HTML y el protocolo HTTP.

Aunque también es admirable y merecedora de encomio la generosa contribución de muchas personas en la infrahistoria, como señala Veà, que nadie reconoce, pero que cambiaron el mundo. No patentaron sus inventos, se los ofrecieron gratuitamente a la sociedad para que otros pudiéramos hacer tantas cosas con ellos y algunos incluso ganar mucho dinero.

[1] Fallo de Sistema, es un espacio radiofónico dedicado a la ciencia, la ciencia-ficción, los comics el cine y los videojuegos. Os animo a escuchar el episodio 117 donde Santiago Bustamante, presentador y director del programa, entrevista a Andreu Veà, el autor de Cómo creamos Internet

Si tienes alguna pregunta o sugerencia deja una respuesta, muchas gracias por compartir y hasta la próxima.

2 reflexiones sobre “El origen de Internet

  1. Pingback: Javascript y las nuevas interfaces de programación HTML5 | Infosofía

  2. Pingback: Protocolo TCP y direcciones IP | Infosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Por favor completa este campo de seguridad, gracias. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.